La ley y el orden (mental)

Sharing is caring!

 

Orden, orden, orden… 

Eso es lo que me gritaba el cerebro el mes pasado como un mantra: ¡Orden! Porque todo muy bien con la creatividad y con el trabajar para mí de lo que me gusta, y con la libertad y con todo el tiempo para mí misma… pero tener todo eso desordenado es lo mismo que no tenerlo. Y ya me estaba sintiendo esclava de la nada misma como nunca antes en mi vida…

La vida es orden

Sí. A mi chip de hippie que quiere llevarse puestas todas las estructuras, le cuesta entender esto. Pero a mi conciencia le parece de lo más lógico y no entiende cómo mis chips (y los de la mayoría de la gente) no lo pueden entender.

Estamos vivos gracias a que nuestro organismo es extraordinariamente ordenado y si no fuera así, el corazón no se pondría de acuerdo con los pulmones ni el sistema circulatorio se llevaría bien con el respiratorio, nuestra estructura sería una bolsa de huesos y quizás tendríamos dientes en las orejas o en los dedos de los pies.

Pero no, la naturaleza es tan ordenada que, desde el punto de vista de mi chip, tiene casi TOC. ¡Y menos mal! Cuando se empieza a desordenar todo es cuando nos empezamos a enfermar, cuando el organismo falla, cuando un órgano se ortiva y deja de hacerle caso a todo el sistema… O cuando un grupo de células se amotina y arma flor de (ni lo nombremos)… Eso es desorden. A eso lleva, al caos y a la destrucción. Auch.

Y si es así en el cuerpo y en todos los sistemas que nos rodean… ¿Cómo no va a ser importante tener orden en la cabeza? ¿En la vida, para no estar mal de la cabeza? Dicen los que saben que justamente es ese desorden en la cabeza lo que desordena el cuerpo, la materia, el entorno, y cuando tomé conciencia de eso, casi me da algo. Porque mi cabeza no para. Y es lo menos ordenado que tengo.

¡Oh! ¿Y ahora quién podrá ayudarme?

Hay una ley universal (como la ley de gravedad) que se llama Principio de Correspondencia y que dice que “como es arriba es abajo, como es adentro es afuera”… ¿En criollo? Que lo que tenemos afuera, en el entorno, se corresponde con lo que tenemos adentro, en “el interno”, ponele… Y lo mismo al revés: lo que tenemos en el interno… se corresponde con lo que pasa en el entorno.

Ya sé, parece un trabalenguas, pero fijate si no es así. Cuando tenemos el mundo interno desordenado, lleno de pensamientos, ideas, preocupaciones (¡o incluso euforias alegres!), el entorno se vuelve caótico, nos enfermamos, perdemos las cosas, nos peleamos hasta con los semáforos… Y cuando decimos te calmás y nos proponemos tranquilizarnos un rato ¿qué hacemos? Buscamos silencio, un ambiente ordenado, despojado, apagar todo, desenchufar, frenar… O nos vamos a la naturaleza, que es sumamente ordenada ¡Y funciona! Porque “como es afuera es adentro”. Eso eso eso.

 

Para mí, entender eso, fue clave. Porque cuando mi cerebro me empieza a pedir orden orden orden, reacciono. Y en vez de angustiarme o tener ataques de ansiedad o pánico, me pongo a buscar qué puedo ordenar afuera para que se refleje adentro. Porque es más fácil empezar así, al menos para mí: ordenar el entorno para ir descomprimiendo el interno, que es tan inasible y sofisticado.

Por eso me funcionan tan bien las sogas que tiré unos posts atrás para cuando estamos medio bajón. Es el mismo mecanismo: mover energías afuera para tranquilizar el adentro. Y como siempre, yo escribo esto desde mis experiencias, no estoy acá para afirmar ni negar nada, ni para convencer a nadie de lo que hay que hacer, ¡porque cada uno es un mundo! Sólo te cuento mi proceso y qué cosas me sirven a mí… ¡Ojalá te sirvan a vos!

Ordenar el entorno

Elemental, Watson. Lo primero que hago cuando me estoy estresando es largar todo y ponerme a acomodar (o limpiar como posesa hasta sentirme más liberada). Trabajar en un escritorio limpio y ordenado no es lo mismo que hacerlo en un pedazo de mesa que quedó entre platos, pava, mate, comida, papeles y ropa para guardar. El cerebro ve eso y ¡se quiere matar! También nosotras, que no lo entendemos!

Anotar las ideas

Soy escritora, pero confieso que hacerme agarrar un papel y una lapicera para anotar ideas fue la tarea más hercúlea que le tocó a mi voluntad. No sé por qué, pero simplemente jamás anoté ideas en ninguna parte. Las tenía a todas bien prendidas en la cabeza y las largaba cuando me sentaba a escribir. Por supuesto… cuando no me podía sentar a escribir, tanto post it mental me generaba unos estados alterados de conciencia que ni te cuento. Estrés y desasosiego, la historia de mi vida.

Así que ahora sí, como yo lo empecé a hacer, le ando recomendando a todo el mundo que anote sus ideas en una libreta, un cuaderno, un block de notas, un Word. Las anotamos y es como un alivio mental, porque ya sabemos que van a estar ahí para cuando las necesitemos, y mientras tanto, le ahorramos el proceso de sostenerlas forever a nuestro pobre cerebrito.

Usar agenda

Bueno, acá no me voy a hacer la chica de agenda, porque la verdad de veritas es que me cuesta un egg acordarme de anotar en la agenda. ¡Pero lo intento siempre que me acuerdo! Y suelo pasar un mes anotando todo. Me olvido de los otros once meses… Pero al menos, desde hace dos años, me compro agenda todos los años ¡y la uso lo más que puedo!

Este mes, que me ves más activa en las redes, no es porque tengo más tiempo o estoy más al pepe… Es que empecé a agendar cosas que quería compartir. Y en vez de quedarse en mi cabeza y nunca suceder, están haciéndose realidad. Si usás las redes para tu emprendimiento, te recomiendo que sigas a Nayla Norryh, que tiene un montón de tips de organización y es muy genia. Yo hice un curso de planificación de redes y me voló los pelos. Pero onda posta. Me cambió totalmente la forma de ver el asunto.

 

Tener un cuaderno de intenciones

Acá por ahí vas a pensar que se me cruzó la chaveta y que me puse mística, pero bueno, es lo que hay. Hace más de un año que llevo un cuaderno de intenciones en el que anoto en cada luna nueva las cosas que quiero conseguir en los próximos seis meses. Porque la verdad de la milanesa es que cuando tenemos todo hecho un despelote en la cabeza es re difícil materializar los sueños, darnos cuenta de si cumplimos con lo que queríamos o no. De hecho es casi imposible tener bien en claro qué es lo que queremos… Y vamos por la vida con el despelote a cuestas, consiguiendo lo que nos sale… y no lo que deseamos de verdad.

Entonces, tener un cuaderno de intenciones me ayuda a sentarme una vez al mes a pensar qué quiero, pero de verdad. Y anotarlo. Podés hacerlo y puede no estar sujeto a los astros y sólo ser un cuaderno de lista de deseos (pero si te interesa, un día puedo escribir sobre cómo lo hago, con luna y todo, ¡dejame en los comentarios!).

Lo loco de este proceso es que cuando voy a leer la lista de hace seis meses… ¡cumplí casi todo! ¡Y encima me asombro como si fuera magia! Pero no, no es magia… Es la cabeza con despelote que no se acuerda ni qué quería hacer ayer… Anotar es como que le da al cerebro la orden de lo que tiene que hacer. Y ahí va el chaboncito, captando la orden sin que ni siquiera nos demos cuenta… Yo creo que acá también actúa la ley de correspondencia… Lo que está escrito… ¡tiene que suceder!

Ordenar el lenguaje

Esto parece raro, y a mí me costó un montón, pero creo que influye muchísimo también en bajar los niveles de desorden y de estrés: Ser conscientes de cómo hablamos, lo que (nos) decimos, y procurar, como dicen en Los 4 acuerdos, “ser impecable con la palabra”.

Podemos verlo con toda la mística de la palabra creadora, pero también podemos verlo desde el ángulo de que usar palabras negativas es un bajón. Decir “no puedo” es un bajón. Tratarnos de boludas o de tontas es un bajón. Quejarnos de todo por la vida es un bajón. Y todo lo que es bajón no es orden, al contrario, es desorden (acordate que de bajones nos desordenamos y enfermamos).

Así que para mí, una buena práctica en los últimos años fue detectar y empezar a reemplazar palabras negativas y malas palabras (tienen tanta carga emocional negativa las malas palabras, que nos quedamos en rayita roja sin saber qué pasó). Obvio que siempre se me escapa un “¡qué boluda!”, pero cuando me doy cuenta, pienso: “cancelo, cancelo, cancelo” como me dijeron una vez… y como eso me hace gracia, me termino sonriendo sola… Así que loca ¡pero no boluda! -bueno, loca tampoco, cancelo, cancelo, cancelo! ja!

 

(tenía que ponerlo! no me lo pude sacar de la cabeza desde el segundo título! jeje)

 

Bueno, hasta aquí llego hoy, que es mucho para digerir mi post anti legibilidad y SEO (viste que ahora, según las estadísticas de sitios, “hay que” escribir corto y a lo indio para que sea “legible”? Chan. Se me despierta Violencia Rivas y se me vuelve a desordenar tooodo!). Pero shh. Om. Yastá :’)

Espero que si llegaste hasta acá, algo te haya servido. Y que puedas poner en práctica alguno de los tips, o todos, ¡ojalá! Y dejame en los comentarios si vos ya aplicás alguno o te gustaría hacerlo, o cuáles son tus tips para ordenar “el interno” y poder sentirte más enyoguizada en momentos de caos total.

Es un tema que me reee interesa, porque me propuse trabajar el orden y la planificación y como veo que funciona, quiero contagiar a todo el mundo! Aunque sé que me queda tanto por aprender! ¿Qué me contás?

Cariños y gracias por regalarme este rato y leerme!

Estamos juntas!

Cora King ♥

 

♥  Diseñadora y coach de tejedoras  ♥  Escritora  ♥  Estudiante de astrología  ♥  Lectora de filosofía  ♥  Amante de los gatos  ♥  Emprendedora  ♥  En constante evolución hasta el infinito y más allá  ♥  Buscadora de la verdad con la misión de acompañar a quien despierta a un nuevo modo de vivir  ♥

9
Leave a Reply

avatar
9 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
9 Comment authors
Lu (ex Maravilosa)Mariana TillousCristinaBettyMaria Gelabert Recent comment authors
  Suscribir  
Más nuevos Más antiguos Más votados
aviso de
Claudia Gonzalez
Invitado
Claudia Gonzalez

Hola!! Milagrosamente llegué hasta el final…digo milagrosamente porque es la hora que mi nene se va al cole, lo prepara el Papa pero ambos me preguntan a mi si primero mueven la pierna derecha o la izquierda. Pero para ir al grano, lei tu post sobre el desorden y caos…palabras exactas que se corresponden con mi realidad. En algún momento también quise usar un cuaderno para anotar mis ideas y pendientes para hacer….pero me olvide y sigo olvidando hacerlo. Confío en mi memoria pero mi caos es tal q no lo recuerdo. Quiero, necesito cambiarlo….voy a intentarlo una vez más… Leer más »

Fernanda
Invitado
Fernanda

Lo lei todito , todo muy cierto, yo desde que empezo el año estoy en campaña para acomodar todo , adentro, afuera , a veces parece una tarea imposible pero de a poco se que lo voy a lograr, muy utiles los consejos , yo tambien empece a inplementar la agenda y ayuda mucho. Te mando un beso enorme

Silvina
Invitado
Silvina

Nada llega a nosotros porque si…y tu post llego a mi hoy que siento que ya estoy en el fondo del pozo. Lo lei hasta el final porque no podía dejar de leerlo, cada palabra cada linea eran aire fresco que me susurraba en el oído que el único camino era hacia arriba. Mi cabeza es un caos, mi corazón es un caos, mi salud es un caos, imaginate mi casa!! Gracias por cada palabra y desde ya que estoy interesada en saber mas sobre el cuaderno de intenciones. Por ahora me compre un lindo cuadernito y desempolve la agenda… Leer más »

Gabuchis
Invitado
Gabuchis

Hola amiga Corita q lindo leerte. El orden siempre me costo adentro y afuera pero siempre lo intento. Escribir , hacer listas, intentar seguir una agenda tambien son cosas q intento… no niego q a veces pierdo las listas jajaja
Me encantan estos tips. El de las intenciones es muy dificil porque a veces como vos dijiste no es tan facil saber lo q una quiere pero ya hacer el ejercicio de sentarse a pensarlo vale la pena! Un abrazo enorme!

Maria Gelabert
Invitado

Genia!!! es lo que me falta!! orden y tiempo!!! hermoso post Corita, gracias por compartirlo!

Betty
Invitado
Betty

Hola Cora! Te sigo por las redes y cuando vi que ibas a escribir sobre planificación me puse mas que atenta a esperar leer tu blog 🙂 Soy mamá hace 5 meses y estoy con mi emprendimiento y tmb volvi a trabajar en relacion de dependencia.. o sea muchas cosas juntas y mi cabeza esta a mil! Reconozco que me cuesta mucho planificar y es mas, una parte mia quiere y la otra parte dice lo hago dsp y dsp….y tras leerte todo el post me decidi a tener mi cuadernito de intenciones y sumar un planner para poder organizarme.… Leer más »

Cristina
Invitado

Me encantó este post!!! Es como leer mis sentimientos! Me propuse ordenar mi casa este año (tarea difícil teniendo en cuenta que tengo tres niños pequeños), he logrado grandes resultados en poco tiempo y me ayudo mucho a avanzar en mis trabajos de tejido, tarea que me estresaba ver todo Desordenado al momento de sentarme… Gracias

Mariana Tillous
Invitado
Mariana Tillous

super copado Cori. Lo voy a leer muchas veces más. Ayuda a resetear en positivo. Con respecto al orden, los dos libros de Mari Kondo me abrio la cabeza para ver más allá de lo que veo en mi alrededor y no solo en lo que se refiere a lo material sino a lo intangible. Uno se “ordena” en muchos sentidos.
Gracias por tu tiempo para compartir con tu tribu tus pensamientos y reflexiones.
te mando un abrazo y me encanta este blog.

Lu (ex Maravilosa)
Invitado

Leer esto dsps de los post mas recientes es exactamente como debería ser. Porque dsps de manijearme con tantas ideas hay que ordenar jajaaj. No, no practico ninguno de tus tips..vivo así..desordenada..afuera y adentro…y sí…enferma..y sí hay que sanar…y sí soy una letrina hablando..y ayyyyy cuánto laburo por delante…! Cuando sea grande quiero ser como vos..jjajjajajajaj ( la mina le llevaba mas de 10 años cronológicos) pero buen…no todo el mundo crece igual…jeje
❤❤❤